domingo, 27 de abril de 2008

¿¿Amistad entre Hombres y Mujeres???

La amistad es una de las relaciones que los seres humanos estimamos más. "Yo tengo un millon de amigos", nos canta alguien desde la radio. Sin dudas, las alegrías y las tristezas de nuestras amigas y amigos las compartimos muchas veces como algo propio. No dejan de preocuparnos; no dejan de entusiasmarnos. A este vínculo tan especial se han referido, en todas las épocas, poetas músicos y filósofos. Sobre tal asunto, una de las teorías más viejas y conocidas es la del célebre Aristóteles.
Decía el genial pensador de la antigüedad que existen tres tipos de amistades: de utilidad, de placer y de virtud.

Las primeras -refieren- están basadas en nuestra propia necesidad e interés. Son relaciones útiles de las cuales se obtiene algún beneficio. Y, por tanto, funcionan mientras el vínculo que las sostiene se mantenga intacto.
El segundo tipo, la amistad por placer, según el filosofo, está basada en la cantidad de goce y alegría que se recibe de ella, es decir, los amigos y amigas que únicamente se reúnen para pasarla bien, compartir fiestas y actividades recreativas.
Por último, el tercer tipo, es aquella que Aristóteles le daba verdadera connotación: personas que comparten en las buenas y en las malas, que se quieren y están unidas por un vínculo fuerte de lealtad, honestidad y desinterés. Esta amistad de virtud, al decir del pensador, es realmente difícil de hallar en la vida y por ello también sentenciaba: "¡Oh, amigos míos, no hay ningún amigo!"
No obstante la vertiginosa revolución tecnológica que ha cambiado al planeta, de Aristóteles para acá, el humano sigue necesitando de “ese otro corazón” para hacer de su existencia un lugar más grato en este mundo. Sigue siendo esencialmente cierto el proverbio chino antiquísimo que sentencia: “Si al morir, cuentas con cinco buenos y verdaderos amigos, significa que tuviste una vida hermosa.”
Lo normal es que nos guste tener amigos: el ser humano es social por naturaleza, crece y madura con el trato con otras personas. Y así como la familia nos proporciona fundamentalmente compañía, afecto cotidiano, apoyo incondicional, estabilidad emocional y una dimensión trascendental de la vida (un proyecto compartido, el progreso de nuestros hijos), los amigos aportan preferentemente aire fresco, diversidad, entretenimiento, la posibilidad de desarrollar aficiones y de comunicarnos en un ambiente de cordialidad y desenfado. Y, no pocas veces, la oportunidad de evadirnos de los problemas cotidianos.
Aunque lo más común es que los amigos sean de nuestro mismo sexo, no debemos cerrar las puertas de la amistad al sexo contrario. Una amistad se construye con el tiempo y comienza en función de afinidades comunes, independientemente del sexo. Podemos compartir experiencias, inquietudes y aficiones sin mantener una relación más allá de la amistad.
Pero pareciera que para que un hombre y una mujer sean exclusivamente amigos, es necesario tener y dejar muy claro qué sentimientos les unen a ambos. Entonces debemos preguntarnos si ¿el límite entre el amor y una amistad intensa es muy fino y es fácil sobrepasar? ¿siempre existe el riesgo de llegar al romance?
Hay quien piensa que mantener una relación sólo de amistad entre un hombre y una mujer es casi imposible, que si estás a gusto con alguien y no hay barreras que lo impidan, como puede ser tener otra pareja, es inevitable que surja el amor con el paso del tiempo. Si se dan los factores que hacen que dos personas deseen estar juntos, sólo hace falta que se den las circunstancias o el momento propicio para que se despierte el amor.
Las relaciones entre diferentes tipos de personas son enriquecedoras y siempre aportan algo nuevo. Cuanto más diversas sean nuestras amistades, más aprenderemos sobre las personas y mayor será nuestro conocimiento sobre ellas. Por tanto, la amistad con el sexo contrario siempre será positiva. Veamos qué ventajas podemos obtener de esta relación:
-Puede hacernos ver las cosas desde una perspectiva distinta. Nos enseña a tener una visión diferente de las relaciones entre hombre y mujer, y por tanto una visión más amplia. Nos ayuda también a ser más tolerantes con el otro sexo.
-No sentimos rivalidad ni envidia. Generalmente, estos sentimientos se producen entre iguales. Los hombres suelen ser más competitivos con ellos mismos y entre las mujeres suele haber más envidia.
-Se puede alcanzar un mayor conocimiento del sexo contrario, contribuyendo a una mayor comprensión y entendimiento del otro sexo.
-Puede ayudarnos a entender a nuestra pareja. El consejo o la orientación que nos pueda dar un amigo del sexo contrario, puede ser muy beneficioso para entender a nuestra pareja y mejorar nuestra relación con ella.
Entonces, ante tantas ventajas, ¿es tan difícil dejar nuestro Homo Erectus en casa y disfrutar de una amistad con el sexo opuesto?, ¿cúan avanzada está nuestra civilización si aún no podemos controlar nuestros más primigenios instintos? Tampoco podemos negar que, de grandes amistades han surgido grandes amores y también cuan difícil se hace recomponer la relación de amistad con alguien con quien se ha tenido un gran amor, olvidando todo aquello que los unió en algún momento.
Cada persona, de todos modos, es un mundo: algunas gustan de amistades íntimas y otras prefieren una relación más superficial, hay quienes, como quién escribe, se sienten más cómodas entre amigos hombres, también hay quien tiene unos pocos amigos íntimos mientras que con los otros comparte la vida social menos personal. La clave no es tener muchos amigos, sino los suficientes para satisfacer nuestra necesidad de relación ajena a la familia, los vecinos o el trabajo. Podemos tener muchos amigos y que, sin embargo, no nos "llenen". En ese caso, es hora de plantearnos la necesidad de cambiar o ampliar nuestra red de amigos. Pero si en algún momento la vida te regala un amigo de tu sexo opuesto, quiebra con los mitos, los miedos y con tus instintos, comienza a ser Homo Sapiens!

13 comentarios:

Border dijo...

Te deje algo en mi blog.
Besote grande.
Buen dia.
Namaste.

Regina dijo...

Hay muchos tipos de amistades...la mayoría de las cuales suelen ser circunstanciales...y luego están las que perduraran porque ven la vida del mismo modo que tú o simplemente porque te complementan, porque te llenan, porque te hacen ser mejor persona.
Aunque creo que suele ser difícil que entre un hombre y una mujer sólo exista pura y simple amistad, sin que ninguno de los dos, en algún momento sienta algo más...aunque no decida hacer nada con ese sentimiento, acaba llegando, o eso creo yo.

Un saludo

Border dijo...

Depende de ambos para que esa amistad no traspase los limites.
Todo depende de las personas y cuan claro sea ese sentimiento para con el otro.
Hay un viejo proverbio que dice "Los amigos los busca uno, la familia te la encajan".
Besotones grande para ud.
Buen dia.
Namaste.

yermandeluxe dijo...

MUY BUENO LO ESCRITO .
A MI ME GUSTA LA AMISTAD Y TENGO VARIAS AMIGAS POR SUERTE TAMBIEN TENGO UNA ESPOSA POCO CELOSA Y QUE TAMBIEN CREE EN LA AMISTAD DE DIFERENTES SEXOS.

SABIAS QUE TE TENGO ENTRE MI GENTE CON HUMOR ?
ENTRA A MI BLOG Y FIJATE .

FIRMAME ALGO SI PASAS JAJAJA

SALUTE

YERMANDELUXE

Briks dijo...

Descreo de la amistad entre hombre y mujer.

Claro que tengo amigas, pero es otra clase de amistad (no me refiero al sexo) mis AMIGOS son varones y no pasan de 4.

preguntados sobre si la amistad entre H y M existe, Sabina dijo que si. la amistad existe entre polvo y polvo.

Dolina manifestó que tiene millones de amigas, todas en la esperanza que dejen de serlo

otro tipo expresó que la amistad solo es posible cuando uno quiere y el otro no

Yo, en principio, no tedría ningun problema si ustes me aceptara entre sus amigos (despues... vemos!)

mia dijo...

Texto claro y preciso!

Real como la vida misma,

seguimos congeniando,amiga!

♥♥♥besos♥♥♥

Elcarnicero dijo...

es posible , siempre y cuando cada cual mantenga ese respeto mutuo. sin romper ninguna barrera que permita despertar esos sentimientos aunque aveces ya estan despiertos .
En mi caso tam como amiga ,novia,amante y esposa.

TOROSALVAJE dijo...

Conozco mucha gente que llama amigos a lo que yo llamo conocidos.

Creo que como todo en la vida el paso del tiempo hace mella en la mayoría de las amistades, por diversos motivos esas amistades se van resintiendo y la mayoría de las veces pierden su frescura para convertirse en otra cosa.

Yo creo en la amistad entre hombre y mujer, aunque eso me lo ha demostrado también el tiempo. Cuando era más joven apenas tenía amigas, después aprendí a valorarlas y descubrí la enorme riqueza que atesoran.

Besos.

Ego dijo...

Yo no tengo un millón de amigos.
Pero tengo dos o tres que son oro puro. Y quizás cinco o seis más que son majos. Y algunos a los que quisiera ver muertos.
Así es la vida, como dice la canción.
Un (b)eso!

Annabelle dijo...

Querida amiga yo creo en la amistad entre el hombre y la mujer!, porque no?.

Un beso y disculpa mi ausencia!

soy histerica y que ? dijo...

no existe


hay un post sobre eso, de un mes tras en mi blog, si andas con tiempo cruzate

saludos

histersister

Anónimo dijo...

No entiendo la dinamica ni la esencia de tu blog...(???????)

AleLo dijo...

Querido Anonimo: es posible que no hay ni dinámica ni escencia en mi blog. Es verdad que por lo general existen blogs que llevan una línea, yo en lo posible trato de que mis dos grandes pasiones confluyan: la psicología y la literatura. Quizás de forma caótica o no, pero de todas formas como todo blog, es una manera más de hacer catarsis.
Un beso grande y espero contar de nuevo con tu visita.
Gracias